Tener las diferencias claras – Parashat Shoftim שופטים

Tener las diferencias claras – Parashat Shoftim שופטים

Una máxima inglesa dice que las cercas hacen buenos vecinos. En épocas bíblicas, las fronteras territoriales eran marcadas con piedras limítrofes. Típicamente, un punto de referencia de la piedra fronteriza podría ser una piedra colocada de punta, que indica la frontera entre el campo de un hombre y el de su vecino.

No moverás los linderos de tu prójimo, fijados por los antepasados, en la herencia que recibirás en la tierra que el Señor tu Di-s te da en posesión. (Deuteronomio 19:14)

Durante el asentamiento de los territorios americanos, se utilizó un método similar. Los colonos instalaban piedras o clavaban en estacas para indicar las parcelas de tierra que reclamaban. De ahí el lenguaje ingles de “estocar [hacer] una reclamación”. A menudo sucedía que en su ausencia vecinos inescrupulosos u otros colonos removerían estos puntos de interés para su propia ventaja.

Los marcadores de límites funcionaron de la misma manera en la era bíblica. Un vecino sin escrúpulos podría mover una piedra limítrofe y robar un centenar de metros de su campo. Según el profeta Oseas, Di-s derrama su ira como agua sobre los que mueven piedras limítrofes (Oseas 5:10).

La Torá pone una maldición especial en alguien que movió una piedra límite, diciendo, “Maldito sea quien altere los límites de la propiedad de su prójimo” (Deuteronomio 27:17). Los Proverbios advierten contra mover los límites y especialmente contra infringir los límites de las viudas y los huérfanos:

No muevas el lindero antiguo que pusieron tus padres. No muevas el lindero antiguo, ni entres en la heredad de los huérfanos,  porque su Redentor es fuerte; El defenderá su causa contra tiEl Señor derribará la casa de los soberbios, pero afianzará los linderos de la viuda. (Proverbios 22:28, 23:10-11, 15:25)

La prohibición de mover una piedra límite puede aplicarse a muchas situaciones de la vida. Nos recuerda que Di-s considera sano y apropiado mantener límites y distinciones apropiados. Por ejemplo, los límites que mantienen una distinción entre géneros son importantes.

Una persona debe siempre tener cuidado de proteger los límites entre la vida privada y la vida pública, entre la familia y los amigos, entre el padre y el niño, entre el marido y la esposa, y así sucesivamente. Cuando las líneas fronterizas se vuelven borrosas, se producen confusiones y conflictos. La persona piadosa tiene cuidado de mantener un sentido de dónde la propiedad y privacidad de otra persona comienza y termina.

Hay cuatro tipos de personas. El que dice: “Lo mío es mío y lo tuyo es tuyo”. Este es el tipo de persona normal, pero algunos dicen que este es el tipo de persona que vivió en Sodoma. El que dice: “Lo que es mío es tuyo y lo que es tuyo es mío”. Este tipo de persona es un ignorante. El que dice: “Lo que es mío es tuyo y lo tuyo es tuyo”. Esta es una persona justa. El que dice: “Lo que es mío es mío y lo que es tuyo es mío”. Esta es una persona perversa. (M.Avot 5:10)

Shoftim  שופטים (Jueces)
Torá: Deuteronomio 16:18 – 21:9
Haftará: Isaías 51:12 – 52:12
Evangelio: Mateo 26:47 – 27:10

Fuente original: FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *