Raquel y Leah – Parashat Vayetze ויצא

Raquel y Leah – Parashat Vayetze ויצא

Así es como sucedió Labán tuvo dos hijas: Raquel y Leah. Leah era mayor, pero la Torá dice que tenía “ojos débiles”. Raquel, por otro lado, era hermosa. ¿Qué significa que Lea tenía ojos débiles? La palabra hebrea traducida aquí como “débil” también puede significar delicada, tierna o suave. Algunas traducciones lo entienden en el sentido de “ojos hermosos”. En ese caso, la Torá estaría diciendo: “Leah tenía unos ojos hermosos, pero Raquel tenía una figura y un rostro hermosos”. Leah tenía hermosos ojos, pero no era tan atractiva como su hermana.

Rashi explica que los ojos de Leah eran débiles porque pensó que estaba destinada a casarse con Esaú y por lo tanto estaba llorando constantemente:

Ella creía que estaba destinada a casarse con Esaú. Lloraba porque todos decían: “Rebekah tiene dos hijos y Labán tiene dos hijas. El mayor se casará con el mayor y el menor con el menor”. (Rashi en Génesis 29:17)

Probablemente esta no sea la verdadera razón para los ojos débiles de Leah, pero sí plantea un punto interesante. Sabemos que Esaú se casó con muchachas cananeas. Sabemos que su madre y su padre habrían preferido que se casara dentro de la gran familia abrahámica. Leah habría sido la opción lógica para él. Parece natural que el primogénito se haya casado con el primogénito y el segundo nacido con el segundo nacido.

Jacob se enamoró de la segunda hija, Raquel, pero, legalmente, ya había asumido la posición de Esaú como primogénito de la familia cuando compró la primogenitura de Esaú. Lea fue la única elegida por Di-s para ser la esposa del progenitor de la bendición abrahámica. Cuando Jacob tomó esa posición de Esaú, inconscientemente también adquirió a Leah. Jacob trabajó siete años para pagar el precio de la novia a Raquel. En su noche de bodas, Labán subrepticiamente cambió a sus hijas. Él disfrazó a Lea como a Raquel, tal como Jacob se disfrazó de Esaú para engañar a Isaac. El ardid funcionó. Jacob se casó accidentalmente con Leah.

Labán cambió a sus hijas en la noche de bodas simplemente para obtener otros siete años de trabajo de Jacob. Ejecutar el intercambio no hubiera sido difícil. En la costumbre del mundo antiguo, la novia habría estado completamente velada y vestida de manera extravagante, irreconocible. Su revelación habría sucedido solo en la cámara nupcial y en la oscuridad.

Muchas comunidades judías de hoy todavía tienen la tradición de velar completamente a la novia el día de su boda. Sin embargo, el novio puede levantar el velo justo antes de la ceremonia para asegurarse de que se está casando con la chica adecuada.

El matrimonio accidental de Jacob con Lea es un buen ejemplo de cómo Di-s obra en nuestras vidas. Hacemos planes, soñamos sueños y nos proponemos lograr ciertas cosas. Entonces nuestros planes se frustran, nuestros sueños se anulan y nos encontramos muy lejos de nuestros objetivos originales. Pero esto no significa que Di-s nos haya abandonado. Tus planes para tu vida pueden no ser necesariamente Sus planes. Di-s puede estar tratando de hacer algo grandioso a través de su situación que nunca esperó.

A través de Lea, Jacob engendró a Judá y Leví, quienes a su vez engendraron la línea de la monarquía davídica y el sacerdocio aarónico. Él nunca tuvo la intención de casarse con ella, pero la grandeza espiritual de Israel vino a través de Lea.

Vayetze (ויצא | Salió)
Torá: Génesis 28:10 – 32:2
Haftará: Oseas 12:12 – 14:10
Evangelio: Mateo 3:13 – 4:11

Fuente original FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *