Ofrenda de acción de gracias – Parashat Tzav צו

Ofrenda de acción de gracias – Parashat Tzav  צו

El salmo 107 describe cuatro diferentes reversos en la fortuna: aquellos perdidos en un largo viaje que encuentran una ciudad, aquellos liberados de la esclavitud, aquellos que se recuperan de una enfermedad que amenazaba la vida y aquellos que sobreviven a una violenta tormenta en el mar. Los sabios ordenan que el sobreviviente a uno de esos escenarios traiga una ofrenda de acción de gracias.

Levítico 7 describe un tipo particular de ofrenda de paz llamada todah (תודה), que significa ‘acción de gracias’. La ofrenda de acción de gracias difiere de la ofrenda de paz porque debe ser comida el mismo día en que se sacrifica. Todas las demás ofrendas de paz se pueden ser comida dentro de dos días, pero la ofrenda de Acción de Gracias solo se permite en ese día.

La Torá también prescribe medidas adicionales para acompañar la ofrenda de acción de gracias. El mandato de comer la acción de gracia en el mismo día, intenta que se haga un gran festín entorno a este sacrificio particular. Para estar satisfecho en un día, se requiere que el oferente sea anfitrión de un gran banquete. Familiares y amigos serían reclutados para participar en la mitzvá de la ofrenda de acción de gracias.

Por supuesto, una vez que la compañía reunida estaba sentada y lista para compartir las carnes sacrificiales de la ofrenda de acción de gracias, preguntaban sobre la ocasión. El anfitrión luego ofrecería su testimonio de porqué había elegido hacer una ofrenda de acción de gracias. Por lo tanto, el requisito ritual de una gran fiesta sirve para proclamar la gloria de el Señor.

Cualquiera puede traer una ofrenda de acción de gracias en cualquier momento. Alguien que había sobrevivido a una enfermedad o una notable respuesta a la oración se inclinaría a llevar una acción de gracias al SEÑOR. Una cosecha abundante, un veredicto favorable, el nacimiento de muchos eventos felices.

De las leyes de la ofrenda de acción de gracias aprendemos el principio de proclamar  la bondad del SEÑOR. Cuando tenemos una razón especial para estar agradecidos con el SEÑOR, debemos hacer un esfuerzo para expresar nuestra gratitud. Aunque ya no podemos traer el sacrificio de la todah, aún podemos organizar una comida festiva, invitar a amigos y familiares, y compartir la bondad del SEÑOR con ellos. Es un privilegio único poder agradecer públicamente al SEÑOR por su bondad.

Un espíritu de gratitud se evidencia a través de las epístolas de Pablo. Una y otra vez exhorta sus lectores a dar gracias a Di-s. Sus saludos siempre incluyen declaraciones de esta gratitud. Él siempre está dando gracias y siempre diciéndonos lo mismo. Para Pablo, la oración era principalmente un reflejo de gratitud.

La gratitud es probablemente la clave más importante para vivir en felicidad y satisfacción. Una persona agradecida de corazón está agradecida en cada situación. Un ingrato nunca es feliz.

Y todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Yeshua, dando gracias por medio de El a Di-s el Padre. (Colosenses 3:17)

Tzav (צו | Ordena)
Torá: Levítico 6:1 – 8:36
Haftará: Jeremías 7:21 – 8:3, 9:22-23
Evangelio: Mateo 9:10-11

Lectura especial de este shabat:

Shabat HaGadol ( שבת הגדול | El Gran Sábado )
Haftará : Malaquías 3 : 4-24
Shabat HaGadol (“Gran Shabat ” שבת הגדול ) es el Shabat inmediatamente antes de la Pascua. Hay una lectura especial antes de la Haftará sobre libro de Malaquías. Tradicionalmente un largo sermón es dado a la comunidad durante la tarde.

Fuente original FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *