Los doce panes – Parashat Terumá תרומה

Los doce panes –  Parashat Terumá תרומה

Los doce panes del pan de la presencia simbolizaban a las doce tribus. Los sacerdotes horneaban doce panes frescos cada día de shabat y los ponían delante de Hashem. Los sacerdotes quitaban el pan viejo y lo comían en shabat. En este sentido, el pan simbolizaba una comida compartida entre los sacerdotes (representando a las doce tribus) y el SEÑOR, un recuerdo de la comida del pacto en la que los sacerdotes y las cabezas de las doce tribus participaron en el Monte Sinaí. El ritual del pan de jalá fresco  en nuestras mesas de shabat nos recuerda este aspecto del servicio del Templo.

En los días de Yeshua y los apóstoles, el sacerdocio había crecido tanto que los doce panes no eran suficientes para alimentar el curso completo de los sacerdotes de guardia en cualquier sábado. Cada sacerdote recibia solo un pequeño bocado de los panes. Cuando el favor de Di-s recaía sobre la nación, ocurría un milagro y el bocado saciaba completamente al sacerdote, a pesar de que había comido un poco más que una migaja. Cuando todos los sacerdotes comían de los doce panes y se saciaban, descubrían que aún quedaban sobras. El Talmud dice: “Todo sacerdote que recibiera un trozo del pan del tamaño de una aceituna lo comería y estaría satisfecho, y algunos lo comerían y tomarían sobras”.

Los rabinos asociaron los doce panes del pan de la presencia con la prosperidad de la nación. Ramban explica que Di-s bendijo a la nación con prosperidad a través del pan de la presencia. Desde que se creó el universo, el Señor no introduce algo ex nihilo (de la nada), sino que cuando desea producir algún tipo de incremento, hace que fluya de algo que ya existe. Por ejemplo, el profeta Eliseo realizó un milagro de multiplicación cuando hizo que una sola jarra de aceite llenara numerosas jarras más grandes. Ramban dice que el SEÑOR usó la mesa de la presencia para realizar un milagro de multiplicación similar en nombre de la prosperidad de la nación. Mientras los sacerdotes colocaban el pan sobre la mesa, la prosperidad fluía a toda la nación.

La alimentación milagrosa de nuestro Maestro a las multitudes con los cinco panes alude al pan de la presencia. La primera vez, rompió cinco panes y alimentó a miles, y los discípulos recogieron las sobras. La segunda vez, rompió siete panes y alimentó a miles. Otra vez los discípulos reunieron sobras. En total, rompió doce panes. El milagro indica que el Mesías marcará el comienzo de una era dorada de prosperidad espiritual y material: el reino de los cielos.

Terumá (תרומה | Ofrenda elevada)
Torá: Éxodo 25:1 – 27:19
Haftará: 1 Reyes 5:26 – 6:13
Evangelio: Mateo 13:1-53

Fuente Original FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *