La sucáh de Jacob – Parashat Vayishlaj (וישלח)

La sucáh de Jacob – Parashat Vayishlaj (וישלח)

Jacob pasó más de veinte años en Aram, un lugar en Mesopotamia. La estadía de Jacob en Aram simboliza el exilio del pueblo judío de la tierra de Israel. Su regreso a Canaán simboliza el regreso del pueblo judío del exilio.

Cuando Jacob y su familia regresaron a la Tierra Santa, descendieron el Cañón  Jaboc y llegaron a un lugar al este del Jordán llamado Sucot. Los geógrafos bíblicos identifican tentativamente el sitio con un alto montículo llamado Deir Alla en la llanura al norte de la corriente del Jaboc:

Jacob viajó a Sucot, y construyó para sí una casa e hizo cabañas para su sustento; por lo tanto, el lugar se llama Sucot. (Génesis 33:17)

La Torá ofrece una breve historia para explicar el nombre de Sucot: “Jacob construyó para sí una casa e hizo cabañas (sucot, סכת) para su ganado; por lo tanto, el lugar se llama Sucot(es decir, ‘Cabañas’). “La palabra hebrea sucá (סכה) significa refugio temporal, establo, o cabaña. El nombre para el festival bíblico de Sucot (Fiesta de los tabernáculos) emplea la forma plural.

Aunque Jacob no construyó sus cabañas para mantener el festival del mismo nombre, el Señor mandó a sus descendientes a imitar anualmente la construcción de sucot como un recordatorio de su viaje a la tierra prometida, durante los cuales vivían en chozas y cabañas:

Vivirás en Sucot durante siete días; todos los nacidos en Israel vivirán en Sucot, para que tus generaciones sepan que hice vivir a los hijos de Israel en Sucot cuando los compré de la tierra de Egipto.

 “Habitaréis en tabernáculos[sucot] por siete días; todo nativo de Israel vivirá en tabernáculos[sucot],  para que vuestras generaciones sepan que yo hice habitar en tabernáculos[sucot] a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo soy el Señor vuestro Di-s.” (Levítico 23:42-43)

Así como Di-s guió a Jacob fuera del exilio y lo compró a salvo en la tierra de Canaán, también él sacó a Israel de Egipto, a través del desierto y de manera segura a la Tierra Prometida. La construcción de cabañas durante el festival de Sucot conmemora el viaje.

La fiesta de Sucot también prefigura el futuro reino de los cielos cuando Israel habitará bajo la sombra del Todopoderoso. Entonces el Señor establecerá la Jerusalén mesiánica y extenderá un dosel sobre la ciudad: “será un cobertizo [sucá] para dar sombra contra el calor del día, y refugio y protección contra la tormenta y la lluvia” (Isaías 4:6). En la Era Mesiánica, todas las naciones subirán a Jerusalén para escuchar la Torá y adorar al SEÑOR en la fiesta de Sucot. Entonces la sucá caída de David será restaurada, y el reino de Esaú será la herencia de los hijos de Jacob:

En aquel día levantaré el tabernáculo [sucá] caído de David, repararé sus brechas, levantaré sus ruinas, y lo reedificado como en tiempo pasado, para que la posesión del remanente de Edom y de todas las naciones donde se invoca mi nombre -declara el Señor, que hace esto. (Amós 9:11-12)

Del mismo modo, Jacob construyó sucot y una casa, presagiando la redención final cuando los exiliados de Israel regresen a la Tierra Prometida y la Era Mesiánica comience. En ese día, las naciones dirán: “Venid y subamos … a la casa del Di-s de Jacob” (Isaías 2: 3), como se dice, “Jacob viajó a Sucot, y construyó para sí una casa e hizo Sucot “.

Vayshlaj (וישלח | Envió)
Torá: Génesis 32:3 – 36:43
Haftará: Oseas 11:7 -12:12, Abdías 1:1-21
Evangelio: Mateo 2:13-23

Fuente FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *