El pequeño santuario – Parashat Terumá תרומה

El pequeño santuario –  Parashat Terumá תרומה

El Templo no era simplemente una gran sinagoga o iglesia. Era la morada de Hashem en la tierra. Albergaba Su presencia. Estaba presente en el Tabernáculo de una manera en la cual Él no está presente hoy en la tierra.

En el mundo de hoy, una persona puede asistir a la iglesia o sinagoga. Las iglesias y sinagogas son descendientes del Tabernáculo. La sinagoga es modelada según el Tabernáculo en que los servicios de oración recuerdan los sacrificios diarios que tenían lugar en el Tabernáculo. Una sinagoga tiene un arca que corresponde simbólicamente al lugar Santo de los Santos. La comunidad de adoradores se reúne en la sinagoga en los tiempos señalados, tal como Israel se reunía en el Tabernáculo o el Templo de aquellos tiempos. Igualmente, las iglesias son descendientes de las sinagogas, y retienen muchos elementos de los servicios de la sinagoga.

Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis. (Éxodo 25:9)

Hoy, una persona que va a la iglesia se encuentra en un servicio de adoración poderosamente emotivo. Podría sentirse elevado espiritualmente, sentir la piel de gallina, experimentar emociones fuertes o incluso ver señales y milagros como evidencia de la presencia del Espíritu de Di’s. Durante esa experiencia, una persona diría: “La presencia de Di´s está aquí”. Del mismo modo, una persona puede ir a un solemne día de Yom Kipur en la sinagoga y escuchar oraciones desgarradoras de tal intensidad espiritual que se siente atrapado en la misma presencia de Di’s. Pero ninguna de estas experiencias puede compararse con el Tabernáculo.

Aunque la presencia del Espíritu de Hashem  se puede sentir hoy (y Su Espíritu está siempre con nosotros), el Tabernáculo/Templo era diferente. Di’s estaba presente de una manera mucho más concreta y absoluta. No se trataba de sentimientos de intensidad espiritual; Era una cuestión de hecho. Hahsem vivió en ese lugar. Era como tener a Di’s como vecino.

El profeta Ezequiel vivió en los días de la destrucción babilónica del Templo. Vio al pueblo de Di’s esparcido entre las naciones. También vio un tiempo futuro en que el Templo de Jerusalén sería reconstruido y la presencia de la morada de Hashem volvería a él. Hasta entonces, Él profetizó que Di’s moraría entre su pueblo como un “pequeño santuario” en medio de ellos:

‘Aunque los he arrojado lejos entre las naciones y los he esparcido por las tierras, con todo les seré por un pequeño santuario en las tierras adonde lleguen.’. (Ezequiel 11:16 LBLA)

En el judaísmo, la frase “pequeño santuario” se entiende que es una referencia a las sinagogas y los hogares judíos. Los rituales y servicios de oración de la sinagoga están estrechamente relacionados con los servicios del Tabernáculo. Las imágenes de la casa y de la mesa del sábado son extraídas de los rituales del Tabernáculo.

Cada lugar donde el pueblo de Hashem se reúne para adorarlo, ya sea en casa alrededor de la mesa, en la sinagoga o en la iglesia, Di’s está presente como un “pequeño santuario”. Podemos tener un pequeño sabor de Su presencia.

Terumá (תרומה | Ofrenda elevada)
Torá: Éxodo 25:1 – 27:19
Haftará: 1 Reyes 5:26 – 6:13
Evangelio: Mateo 13:1-53


Sobre la parashá Terumá

Es la decimonovena lectura de la Torá. En Éxodo 25: 2, el Señor ordenó a Moisés  “dile a los hijos de Israel  hacer[tener] una contribución para mí.” La palabra traducida como “contribución” es terumá (תרומה), que es el nombre de esta porción de la Torá. Terumá es una palabra sin equivalente real al castellano. En la Torá, terumá se refiere a un determinado tipo de ofrenda dedicada al Templo, como un diezmo u ofrenda de primicias. En Éxodo 25, la contribución es para la construcción de un lugar santo. Esta lectura de la Torá se ocupa de las instrucciones para la construcción del Tabernáculo y sus muebles.

Fuente FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *