Como las estrellas del cielo – Parashat Devarim דברים

Como las estrellas del cielo – Parashat Devarim דברים

Aunque las huestes de Israel parezcan innumerables como las estrellas, Hashem conoce a cada persona individualmente. Con Hashem, ninguna persona es inconsecuente. Conoce a cada uno de nosotros por su nombre.

Moises  observó que los hijos de Israel eran una hueste innumerable, como las estrellas del cielo. Este fue el cumplimiento de una promesa que Di’s había hecho a Abraham.

Una noche Abraham estaba en su tienda cuando Di’s se le apareció en una visión y dijo: “No temas, Abram, yo soy un escudo para ti, tu recompensa será muy grande” (Génesis 15:1). Abraham objetó que una recompensa le era de poco utilidad ya que no tenía heredero para darla. Entonces el SEÑOR tomó a Abraham fuera de la tienda y le mostró la miríada de estrellas esparcidas por el cielo nocturno. Y el SEÑOR dijo: “Mira ahora hacia los cielos, y cuenta las estrellas, si puedes contarlas … Así será tu descendencia” (Génesis 15: 5). Fue esta promesa que Abraham creyó y Hashem le acreditó como justicia.

En Deuteronomio 1 las promesas que Di’s hizo a Abraham en el Néguev estaban a punto de ser cumplidas. Los hijos de Israel se multiplicaron en un ejército que Moisés comparó con “las estrellas del cielo en número” (Deuteronomio 1:10).

Aunque las huestes de Israel parezcan innumerables como las estrellas,  Hashem conoce a cada persona individualmente. Los Salmos dicen, “Él cuenta el número de las estrellas, Él da nombres a todas ellas” (Salmo 147: 4). Con Hashe, ninguna persona es inconsecuente. Conoce a cada uno de nosotros por su nombre.

Cuando el pueblo de Israel luchó bajo la esclavitud del exilio asirio y babilónico, sintieron que Di’s ya no los veía. El pueblo dijo: “Mi camino está escondido de Hashem, y la justicia que me es debida, escapa a la observación de mi Di-s” (Isaías 40:27). El profeta Isaías respondió diciendo a los israelitas que miraran hacia el cielo nocturno y vieran las estrellas:

Alzad a lo alto vuestros ojos
y ved quién ha creado estos astros:
el que hace salir en orden a su ejército,
y a todos llama por su nombre.
Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder
no falta ni uno. (Isaías 40:26)

Si Di’s ordena a las huestes de estrellas, pastoreándolos para que ni siquiera uno de ellos escapara a Su advertencia, Él también vigila y cuida a las personas que son como las estrellas del cielo. Todos están delante de El.

Devarim (דברים | Palabras)
Torá: Deuteronomio 1:1-3:22
Haftará: Isaías 1:1-27
Evangelio: Marcos 14:1-16

Fuente original FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *