Amigo del Novio – Parashat Itró יתרו

Amigo del Novio – Parashat Itró יתרו

En el Monte Sinaí, Hashem propuso oficialmente a Israel (por así decirlo) ofrecer a hacerles Su pueblo si tan sólo le obedecían y guardaban Su pacto. Los rabinos lo compararon con una promesa de matrimonio. En esa metáfora, el Santo, bendito sea, vino a Israel como un pretendiente proponiendo matrimonio a su amada.

El Todopoderoso era el novio. Israel era la novia. La Torá era su contrato de boda (ketubá). Moisés desempeñó el papel de “amigo del novio” como enlace entre Di’s y el pueblo.

En las costumbres de la boda judía, el amigo del novio servía de intermediario entre el pretendiente y la mujer. En la boda, presentó la novia al novio. Como el amigo del novio, Moisés fue responsable de la negociación del partido. Llevó la propuesta del novio a la muchacha, y llevó mensajes de ida y vuelta entre las dos partes. Finalmente, Moisés llevó al pueblo al pie de la montaña y se lo presentó a Hashem:

Y Moisés salió y vino al campamento de los hijos de Israel, y levantó a los hijos de Israel de su sueño, diciéndoles: Levántate de tu sueño, porque he aquí tu Di’s desea darte la Torá. Ya el novio quiere llevar a la novia y entrar en la cámara nupcial. “… Y el Santo, bendito sea, también salió a su encuentro como un novio que sale a recibir a la novia. Así que el Santo, bendito sea, salió a su encuentro para darles la Torá. (Pirkei deRabbi Eliezer 41)

En los Evangelios, Juan el Inmersor desempeñó un papel similar. Una vez, sus discípulos vinieron a él, advirtiéndole que Yeshua de Nazaret estaba creciendo en popularidad y que sus discípulos estaban bautizando a la gente. Los discípulos de Juan sentían que el ministerio de Yeshua infringía su ministerio. Juan los corrigió, señalando que él vino solamente como precursor del Mesías. Así como el amigo del novio se sale del camino, renunciando a la niña bajo su cargo para el novio, también, Juan necesitaba renunciar a su ministerio para Yeshua. Juan parece haber aludido a la historia de Moisés en el Monte Sinaí comparando al pueblo de Israel con una novia, a Yeshua con un novio, ya él mismo con un amigo del novio:

 Respondió Juan y dijo: Un hombre no puede recibir nada si no le es dado del cielo.  Vosotros mismos me sois testigos de que dije: “Yo no soy el Mesías, sino que he sido enviado delante de El.”  El que tiene la novia es el novio, pero el amigo del novio, que está allí y le oye, se alegra en gran manera con la voz del novio. Y por eso, este gozo mío se ha completado.  Es necesario que El crezca, y que yo disminuya.“(Juan 3:27-30)

Itró (יתרו | Jetro)
Torá: Éxodo 18:1 – 20:23
Haftará: Isaías 6:1 – 7:6, 9:5-6
Evangelio: Mateo 6:1 – 8:1

Fuente original FFOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *